lunes

2015/11/19 Consecuencias para el bebé de un embarazo adolescente

En principio, la mujer adolescente aún está en su propio proceso de maduración, en medio de conflictos que ponen a prueba su propio desarrollo emocional previo, por lo que tienden a conductas de inestabilidad o impulsividad, enamoramientos conflictivos y situaciones de riesgo, a lo que se suma la frecuencia en que se ven involucradas en violaciones producto de la precariedad de vida, el hacinamiento y la carencia de cuidados por parte del entorno familiar.
Suele observarse que estas madres adolescentes han tenido una pobre o insuficiente relación afectiva con sus propias madres, por lo que las carencias afectivas de su vida las tornan inseguras o fáciles presas de quienes aprovechan de su ingenuidad y falta de autocontrol. Los casos más complicados, lamentablemente frecuentes, son las violaciones, casi siempre perpetradas por miembros de la familia o personas cercanas que fuerzan la relación con amenazas.
En estas circunstancias, al traer al mundo a un bebé, las inmaduras madres no tienen facilidad para conectarse emocionalmente con sus infantes; en muchos casos los rechazan o los tratan inadecuadamente; los alimentan, pero no les sale natural el gesto de apapachar.
En estas circunstancias, el bebé no desarrolla un apego seguro, pues no cuenta con la presencia esencial de un entorno sostenedor afectivo. El bebé percibe la falta de respuestas a sus demandas afectivas y pronto se produce en él la inhibición de su búsqueda de conexión; se resigna y mantiene a futuro un oculto comportamiento inseguro que lo limita en la exploración del mundo. Esto tiene extensiones en su adultez, presentando disfunciones en la relación con su propia pareja e hijos.
Es indispensable anticipar estas circunstancias y asistir a las gestantes; prepararlas para su parto y, luego, sensibilizarlas en el encuentro con su bebé, apoyados por lo que la naturaleza moviliza en ambos y que facilitaría el logro de una mejor conexión emocional que incluya ternura y entrega total.

No hay comentarios: