lunes

2015/05/03 En el día de la madre

Escuché hace poco que quien gestó la idea del día de la madre luego se arrepintió al observar cómo la sociedad de consumo tergiversaba totalmente el sentido de su propuesta.

Y es que en la madre se materializa toda la fuerza de la creación; la naturaleza misma la unge con su poder, a lo que se suma esa especial capacidad para el amor que brota en ella a raudales, con esa entrega incondicional, que no duda ante el sacrificio de la propia vida por el ser que ha traído al mundo.

Es nuestra madre la que nos inicia en el abecedario de las emociones y del desarrollo de nuestra capacidad para amar, para comprender la importancia de, en su momento, al igual que ella, poder declinar lo propio en favor de un otro, de llegar a tener la capacidad para servir a otros. Esto lo aprendemos de ella.

Pero, sin embargo, esta figura de madre viene siendo perturbada, justamente por los avatares de un contexto marcado por la sociedad de consumo. Por la urgencia de producir dinero, nuestras madres “modernas” están menos tiempo con sus hijos, los compensan trayéndoles regalos o llenándolos de compañías inanimadas. No es extraño, pues, que nuestro tributo a ellas no tenga tan presente la intención del homenaje en su día: un cariñoso saludo, acaso una caricia, un abrazo…. Cada vez nos preocupamos más por conseguir el bendito regalo “que hay que comprarle por su día”.

No está vedado regalar, pero lo más importante es el cariño, un abrazo sentido, una tarjeta, acaso hecha por nosotros mismos, unas flores, preparar su comida preferida… hay tantas maneras de rescatarnos del bombardeo mediático…

Algunas veces me parece que somos una especie en camino a la extinción, porque la maternidad se va desprogramando, tanto como la capacidad de amar que de ello deriva.


Saludemos a nuestras madres con todo el amor que se merecen, demos un paso adelante con nuestro cariño y procuremos que el amor y la entrega acompañen a las nuevas madres, a nuestras esposas o hijas, rodeándolas de todas las garantías para que la naturaleza del amor se exprese a través de ellas. De ello depende el futuro de la especie… y de pequeños homenajes que, como éste, intenten rescatar el sentido de este día.

No hay comentarios: