lunes

2012/08/14 Felizmente Seguros


Es un supuesto básico, quizás incuestionable, que todos en esta vida aspiramos a la felicidad…  El problema es que relacionamos felicidad con tener poder adquisitivo para consumir. Entonces, con un poco de atención, descubrimos que son “otros” los que manejan los intereses de la sociedad de consumo en la que vivimos, quienes nos bombardean a diario con los requerimientos “para una vida feliz”, confundiéndonos de tal manera que podemos estar convencidos, por ejemplo, que el dinero hace la felicidad, que el tener cosas, posesiones, riqueza, poder, éxito, belleza, etc. son los ingredientes que lo garantizan.

Lamentablemente, la alienación  hacia el consumo y la figuración estimula  el individualismo y no le hace espacio a la integración con el entorno, en base a los determinantes naturales del afecto y de los valores. El aprecio por la persona depende más de lo que tenga o parezca cada quien.

Este fenómeno incluye la desatención de los infantes en los años que más lo necesitan. No se les permite desarrollar saludablemente su estructura cerebral y que sus talentos emocionales incluyan la sensibilidad y empatía hacia el otro. Por esto, nuestros niños son fácilmente atrapados por la sociedad de consumo, ya que se acostumbran a crecer en desatención y con pobre resonancia afectiva, sin mayor seguridad en relación a su entorno, al que, en el mejor de los casos, aprenden a manipular o al que simplemente se someten.

Bueno, todo esto es una introducción para contarles que, para atender este problema, desde el mes de mayo, unidos por nuestra vocación de servicio, el que escribe, junto al Dr. Alberto Fernández y al conocido psicoanalista Leopoldo Caravedo, decidimos ponerle ese nombre “FELIZMENTE SEGUROS”, a una empresa de servicios a la que estructuralmente da forma el Ing. Héctor Begazo, con la idea de ayudar a las familias peruanas a “entender para atender”, entender el rol del padre y el de la madre, el de la pareja y los retos de los niños y adolescentes en la actual sociedad de consumo.

Buscamos acercarnos a las familias a través de las empresas, colegios, universidades y organizaciones, donde algún integrante de la familia pueda acceder a nuestra propuesta de lograr seguridad para buscar la felicidad.

Nuestra mayor satisfacción se produce cuando los trabajadores logran entender a su pareja, a su compañero de trabajo, a su jefe y, sobre esta base, atender a sus clientes internos y externos, contribuyendo al éxito de su Empresa.

Ofrecemos un plan fundamentalmente de prevención a fin de contribuir a su seguridad, tanto personal como familiar, mediante una adecuada combinación de charlas y talleres que tienen el objetivo de ayudarlos a encontrar la senda de su sentido de vivir y ser felices, en armonía con su entorno, con la garantía de que la felicidad se enriquezca del contacto humano y sensible.

Compartiré algunas de las reflexiones de este blog en la siguiente dirección:
www.facebook.com /felizmentesegurosperu

Los invito a visitarla regularmente.

No hay comentarios: