lunes

2012/10/12 ¿Existen los ángeles?


Más de una vez me lo han preguntado, amigos y pacientes “tú crees en los ángeles…?”, claro que también me han preguntado sobre un montón de otras cosas por lo que  podría estar haciendo una nota sobre las creencias o sobre la curiosidad de los pacientes, o, de la gente en general.

Parodiando un comercial que escuché hace muchos años puedo decir “no sé si existen los ángeles, pero que los hay, los hay….”

Y, es que me ha pasado muchas veces que me he encontrado con ellos, por supuesto, en sus versiones de carne y hueso.

Quería compartir mi experiencia más reciente al respecto: me tomé unas largas vacaciones y en uno de capítulos de mi programa, alquilé un auto en Italia, la idea era recorrer parte de la región Toscana parando en Siena y San Gimigniano. El esposo de una sobrina, nos sugirió con mucho entusiasmo que paráramos a dormir en un pueblo cercano a San Gimigniano, descansar y darnos un baño de paz en el campo, él mismo había estado en Certaldo y había quedado encantado.

Ya en ruta hacia nuestro destino programado para el reposo, empezamos a tener problemas con el GPS.  Ni mi esposa ni yo tenemos habilidad para manejarlo y fuimos compensando la falla preguntando a la gente por el camino a Certaldo, hasta que logramos llegar al pueblo con las sombras del atardecer. Sin embargo, al amparo del sistema que habíamos adoptado para llegar al hotel, es decir, cuando preguntábamos dónde quedaba, la gente nos miraba, se agarraba la cabeza, algunos me decían desde su mapa mental “tiene que ir unos tres kilómetros derecho, luego, voltear a la derecha, luego a la izquierda después de pasar un sitio…”  De noche, en carretera que no conoces…terminamos entrando en trompo cuando empezamos a encontrar desvíos y calles cerradas perdiendo totalmente el sentido de orientación.

En una de esas, luego de estacionar para respirar un poco, serenarme y pensar en soluciones, reparo en que, a unos pocos metros había una estación de bomberos a un costado de la cual conversaba uno de los bomberos con una pareja mayor. Me acerqué a preguntar nuevamente por el lugar a donde debía ir.  La respuesta fue la misma. El bombero se agarró el mentón, inquieto, diciéndome y haciéndome sentir que era poco menos que una misión imposible…  En eso, la señora que lo acompañaba, de unos cincuentaitantos años, me dice: “donde está su auto…”  Le respondo y agrega: “sígame…” No entendí bien la propuesta hasta que la vi subirse a una pequeña camioneta y ponerse al frente mío para que la siga. Y… bueno, eran unos cuantos kilómetros de ruta con giros y recovecos que jamás hubiera podido diseñar en mi mente, hubiera sido imposible llegar sin su ayuda; y ella, con toda precisión, se paró en la puerta del lugar, anunció mi llegada y se acercó presurosa para estrechar mi mano y despedirse deseándome una buena estadía para luego desaparecer sin más…

Sé que darle las gracias emocionado fue un detalle menor para ella, su carita estaba iluminada por la satisfacción de haberme ayudado…  ¡Díganme si no existen los ángeles…!! Y no es la primera vez que me pasa… pero esas ya son otras historias.

Lo que quiero es compartir esta experiencia para que nos animemos todos a convertirnos en ángeles: tratemos de dar siempre ese “poquito más” que ayude al que se nos acerca a recordarnos esta misión…  La satisfacción pintada en el rostro de esta generosa mujer nos habla del premio que nos espera, ni qué decir de esa profunda gratitud que se genera en el privilegiado receptor de la ayuda…  Por supuesto que uno se anima a emular a estos angelitos que la vida nos acerca cada tanto. Cultivemos la gratitud y la gracia de ayudar al prójimo desinteresadamente, ¡sigamos los buenos ejemplos!

No hay comentarios: